HUELLA LEGAL > Q&A

¿Algo que preguntar?

Ofrecemos un humilde servicio de preguntas y respuestas jurídicas, totalmente gratuito. Si crees que te puede ser de utilidad, te invitamos a que visites nuestra página de preguntas y respuestas.

Lo siguiente son las preguntas -con sus respectivas respuestas- que Huella Legal ha abarcado hasta el momento. Los casos personales que hay han sido modificados el mínimo necesario para eliminar aquellos datos que permitan identificar personas, lugares o circunstancias concretas.

No tenemos casos inventados o falsos. Si quieres estar seguro de ello, ponte en contacto con nosotros.

He deseado la muerte a alguien a través de las redes sociales. ¿Es un delito?

Pregunta: En un calentón envié un mensaje a una persona, a través de las redes sociales, en el que deseaba a una persona que tuviese una muerte lenta y dolorosa. También lo llamé desequilibrado. Este fue el único mensaje que emití. ¿Podría ser un delito de amenazas?

Respuesta: Un mensaje de esta suerte no entraría dentro del tipo de amenazas. Para que se considere tal cosa, la expresión debe incluir la amenaza de una acción. Ello no consta en su mensaje. Además, entre otros requisitos, la amenaza debe ser creible. Sería sumamente extraño que la persona que ha recibido el mensaje se sienta realmente amenazada. En todo caso, ello brotaría de una sensibilidad excesiva, no del contenido del mensaje.

La única posibilidad que se me ocurre es el delito de injurias. Siendo franco, me sorprendería mucho que se investigase algo así. No le ha insultado, o atacado a su honor.

En el peor de los casos, podría interpretarse la expresión como una forma de discurso de odio, una opción considerada por la jurisprudencia del Tribunal Supremo. Si usted emitió el mensaje con motivo de la religión, orientación sexual, etc. de la otra persona, podría -repito, podría– tener algún problema.

El único riesgo real lo encuentro en lo de «degenerado». En general, dudo mucho que deba preocuparse lo más mínimo.

Ah, y si se tratase de un delito de injuras, la persona afectada debería hacer una querella en su contra. Ello significa que debería contratar abogado y procurador, preparar un escrito y aventurarse en un procedimiento judicial que tendrá una duración y costes indeterminados. Parece difícil de creer que alguien vaya a llevar a cabo una inversión de dinero, tiempo y energía por algo tan absurdo.

He tenido un accidente de tráfico bajo los efectos del alcohol, ¿debería mentir sobre las circunstancias?

Consulta: Hace unos días tuve un accidente mientras conducía con la moto. No colisioné con nadie o con ningún coche, por lo que únicamente causé daños a la vía pública. Cuando llegaron los agentes, me hicieron un control de alcoholema y di 0,8.

Tengo un juicio pendiente y mi abogado me está aconsejando que debería mentir. No había ningún testigo y no existen pruebas de que yo estuviese conduciendo el ciclomotor. Por tanto, podría decir que el conductor era alguien que conocí aquella noche, y que al accidentar mi moto se marchó corriendo.

¿Debería mentir sobre lo que verdaderamente ocurrió? ¿Si lo descubren, qué consecuencias podría tener?

Respuesta: El testigo, en un juicio, tiene la obligación de decir la verdad. No cumplir con este deber puede acarrear incluso la pena de prisión. En su caso, sin embargo, esta norma no sería de aplicación. Usted estaría declarando en calidad de investigado, por lo que no tiene ni la obligación de declarar, ni el deber de decir la verdad. Consiguientemente, si le descubriesen, no tendría ninguna consecuencia para usted.

En todo caso, si muestra usted una actitud cooperativa con los tribunales podría, quizás, lograr una pena más atenuada. He visto algún caso similar en el que ir bien vestido al tribunal y mostrar arrepentimiento ha servido para la imposición de la pena de multa e inhabilitación mínimas.

Si decide mentir, comprobarán sus declaraciones con lo que dijo el día del accidente, si es que dijo algo. Por tanto, tenga este factor en cuenta. Asimismo, para determinar la veracidad de sus afirmaciones pueden incluso estudiar sus gestos, expresiones, nerviosismo…

Su situación no es extremadamente grave, lo más probable es que tenga que pagar una multa más o menos notable (tranquilamente unos 1.000€, sin contar con los desperfectos que pueda haber causado), le retiren el carné y le inhabiliten para conducir una larga temporada.

Si su mentira funciona, sus actos no tendrán ninguna consecuencia, pues no se le considerará responsable de algo que otra persona ha cometido. Lo que usted debe tener en cuenta es que el juez «no nació ayer», y debe oír mentiras como esta con cierta regularidad. Existe una gran posibilidad de que no confíen en su versión de los hechos, y quizás ello redunde en un trato menos favorable por parte del tribunal. ¿Su abogado no le ha recomendado llegar a un acuerdo con el Fiscal?

Dicho esto, lo mejor que podrá hacer, normalmente, es confiar en su abogado. Es quien mejor conoce su caso y quien mejor sabe cómo debería usted proceder. Todo ello con independencia del reproche que nos pueda causar o no el mentir y no cooperar con la administración de justicia.