¿Una «demanda penal» por estafa me permitiría negociar? ¿Recuperaré mi dinero?

Índice

Respuesta: Las opciones de las que usted dispone, ante un delito de estafa, son las siguientes:

Opción A. Denunciar los hechos. Si realiza una denuncia, usted no tendrá ninguna clase de control sobre el transcurso del procedimiento.

Opción B. Presentar una querella (a lo que usted quizás se esté refiriendo con «demanda penal»). Ello no impedirá que el Ministerio Fiscal se persone, también, como parte acusadora. Su poder de negociación estaría en que, de llegar a un acuerdo con la parte querellada, podría pedir al tribunal una pena menor (o incluso abstenerse de plantear la querella).

Para que esta suerte de negociación surja efectos, el Ministerio Fiscal deberá solicitar una pena semejante o inferior. De lo contrario, lo que usted vaya a acordar con la contraparte no tendrá mucha relevancia.

En todo caso, lo cierto es que las posibilidades de negociación una vez ha comenzado un procedimiento penal son bastante exiguas. La conformidad (cuando la parte investigada acepta la pena impuesta) se halla reglada, y (teóricamente) no existe margen alguno para las negociaciones.

Resumiendo: Una vez deja el asunto en manos de la vía penal, la capacidad de control sobre el asunto deviene muy limitada.

Lo que lamento no poder contestarle (y dudo que nadie pueda hacerlo) es si podrá recuperar su dinero. El inicio de un procedimiento penal no es ninguna garantía de que recuperará su dinero. Suponiendo que la sentencia sea favorable, servirá para que el poder judicial impulse las medidas necesarias para que pueda recibir el importe debido.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
No te pierdas más contenido como este
Solo enviamos un correo al mes. Sin publicidad.

Esta será la próxima publicación

¿Te la vas a perder?

Deja que te avisemos

La Escuela Clásica Penal

¡Resumen en formato presentación de 3 minutos!

Usamos alguna cookie con fines analíticos. Nada más.