En esta publicación podrás aprender los principales postulados de la teoría del delito. Con una simple presentación se exponen los aspectos más fundamentales de esta teoría.

La siguiente presentación te será de utilidad si tan solo quieres tener una idea fundamental del tema, o si quieres tener una base antes de aventurarte en el artículo más completo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
No te pierdas más contenido como este
La Teoría del Delito
La Teoría del Delito
  • La teoría del delito es un sistema que analiza las cualidades comunes a toda conducta para que reciba la consideración de delictiva

Elementos del delito: El objetivo, entonces, es determinar qué elementos constituyen el delito.

Podemos avanzar que, por lo general, se aceptan estas tres categorías principales: Tipicidad, antijuridicidad y culpabilidad.
El concepto del delito
Antes de adentrarnos en las distintas categorías, conviene observar qué debemos entender por «delito».

  • Delito: conducta (acción u omisión) típica, antijurídica, culpable y punible.

En otras palabras: acto u omisión atribuible a un actor, que se halla previsto por la ley y que es contrario al Derecho.

En lo siguiente, veremos las tres categorías principales.
La tipicidad en la teoría del delito
Consiste en la adecuación del hecho cometido a lo descrito por la norma. O, en otras palabras, el encaje de la conducta realizada con el texto de la norma.

La tipicidad da seguridad jurídica, en el sentido de que permite anticipar qué conductas se hallan o no prohibidas. Además, supone una barrera a la arbitrariedad del poder punitivo estatal.

Si una conducta no se encuentra prevista por la ley penal, no puede ser delictiva y, consiguientemente, castigada.
Antijuridicidad
Muy brevemente: la antijuridicidad es lo contrario al Derecho.

Debemos evitar confundir esta categoría con la tipicidad. Una conducta puede ser antijurídica pero no típica, y viceversa.

La mejor forma de apreciar esta distinción es a través de las causas de justificación, esto es, preceptos que que autorizan a realizar actos ilícitos.

Estos pueden ser la legítima defensa, el estado de necesidad, el cumplimiento de un deber, etc.
Culpabilidad
Este elemento va referido al autor de la conducta ilícita. Es culpable aquel quien, pudiendo actuar conforme al Derecho, opta por cometer un acto contrario al Ordenamiento jurídico y tipificado por la ley.

Elementos:

  • Capacidad de culpabilidad o de ser motivado por la norma.
  • Conocer la antijuridicidad del acto.
  • Exigibilidad de un comportamiento distinto.

Otros elementos de la teoría del delito
Dentro de las categorías mencionadas se hace necesario advertir otros elementos de la teoría del delito, como los siguientes:

  • Acción y omisión
  • Relación de causalidad
  • Dolo e imprudencia
  • Autoría y participación
  • Error, concursos de leyes/delitos, tentativa, penalidad...

Antes de terminar, veremos algunos de estos elementos.
La acción
Sobre este aspecto se deben hacer dos anotaciones:

1) Existe un amplio debate acerca de si la acción comprende una simple actividad motora (teoría causalista) o si, además, también incluye la finalidad perseguida (movimiento corporal orientado a un objetivo, teoría finalista).

2) La acción se separa en dos fases: una fase interna , que comprende el pensamiento del autor previo al acto; y una fase externa, que es la materialización de la voluntad.
Dolo o imprudencia
Estos elementos van referidos al ámbito subjetivo del delito.

  • Dolo: Una conducta es dolosa cuando el autor tenía intención de realizarla, y se representó el resultado ocasionado como posible.

  • Imprudencia: Una conducta es imprudente cuando el delito ocurre a causa de haber omitido un deber de cuidado. En este caso, no se quería realizar el hecho ilícito.

La relación de causalidad
Debe poder atribuirse el acto al resultado, o de lo contrario no se podrá imputar el hecho ilícito al presunto actor.

Por lo tanto, debe existir una relación de causalidad entre la conducta y el hecho. En este sentido, se han desenvuelto varias teorías que permitirían establecer este enlace.

Por ejemplo: la teoría de la adecuación, la teoría de la equivalencia de condiciones o la teoría de la imputación objetiva.
La Teoría Jurídica del Delito
Ver entrada completa.
Acceder (gratis)
Previous
Next

Lo que se deja sin resolver

No hace falta decir que la teoría del delito abarca un número de aspectos muy superior al expuesto. Es por ello que se dispone de una publicación que ahonda mucho más en la temática abarcada.

Se han tratado algunos de los puntos más relevantes de una forma muy somera y superficial. Además, se ha omitido mencionar todo lo relativo a:

  • Las formas de autoría y participación.
  • Los delitos de resultado y de mera actividad.
  • El error.
  • Los tipos de dolo y algunas puntualizaciones acerca de la imprudencia.
  • La noción de penalidad.
  • La consumación y la tentativa de delito.
  • El concurso de delitos y el concurso de leyes.
  • La omisión.

Sobre todo ello se habla en el artículo completo acerca de la teoría del delito.

Formato de diapositivas

El funcionamiento es sencillo, simplemente tienes que apretar los indicadores dispuestos tanto a la izquierda como a la derecha del cuadro. Te servirán para desplazarte entre diapositivas.

Hemos desarrollado este formato de entrada con el fin de que se facilite la comprensión y entendimiento de nuestras entradas más complejas. Algunos de nuestros escritos son de una longitud considerable, y este sistema de diapositivas permite resumir los aspectos más relevantes.

Por supuesto, te recomendamos que una vez tengas una idea básica, te dirijas a la entrada original. Así, obtendrás una noción más completa del tema tratado.

Esperamos que esta página haya sido de tu utilidad.

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solo enviamos un correo al mes. Sin publicidad.

Esta será la próxima publicación

¿Te la vas a perder?

Deja que te avisemos

La Escuela Clásica Penal

¡Resumen en formato presentación de 3 minutos!

Usamos alguna cookie con fines analíticos. Nada más.