Presentación: La Escuela Clásica del Derecho penal

Esta publicación resume en un agradable pase de diapositivas los puntos principales de la Escuela Clásica del Derecho penal, de la que ya se habló en una entrada anterior.

La siguiente presentación te será de utilidad si tan solo quieres tener una idea fundamental del tema, o si quieres tener una base antes de aventurarte en el artículo más completo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
No te pierdas más contenido como este
LA ESCUELA CLÁSICA DEL DERECHO PENAL
Qué es la Escuela Clásica
  • La Escuela Clásica del Derecho penal es una corriente dogmática fundamentada en el derecho natural, que entiende el criminal como un sujeto libre y responsable, y que concibe el delito como un ente de hecho.

Surgimiento: El pensamiento de la Ilustración se fue sistematizando en una serie de premisas fundamentales que acabaron dando lugar a esta Escuela.

Para refrescar la memoria: la Ilustración, en el campo penal, pone fin a los abusos, excesos y arbitrariedades propios de aquella época.
Principales autores
Deben ser destacados, como precursores:

  • Juan Domingo Romagnosi
  • Anselm von Feuerbach
  • Jeremy Bentham
  • Gaetano Filangieri

El principal representante de esta escuela es Francisco Carrara, de quien cabría destacar su obra "Programa del Curso de Derecho Penal".
Principales puntos de la Escuela
La Escuela Clásica del Derecho penal se asienta sobre las siguientes premisas:

1) Derecho natural
2) Delito como ente jurídico
3) Libre albedrío del delincuente
4) Uso del método lógico-deductivo
5) La pena como un mal proporcional
Derecho natural
Las relaciones sociales vienen ordenadas por leyes naturales. La ley natural debe conocerse por medio de la razón.

El derecho natural engloba las normas «ideales, eternas e inmutables» que se pretenden transformar en leyes positivas.Para el pensador clásico el derecho no viene de la mano del hombre. Las personas deben vivir conformes a una ley que no es producto del contrato social.

Este derecho natural es dado por Dios.
El Delito como un ente jurídico
La esencia del delito es la violación de la ley estatal.

No se trata, por ejemplo, de un pecado o de conductas viciosas.

Por el contrario, consiste en la infracción de una prohibición legal previa.

Así, concluimos con que el delito no es una acción, sino una infracción.
«El delito se persigue no como hecho material, sino como ser jurídico. La acción material tendrá por objeto la cosa o el hombre; el ser jurídico no puede tener por objeto más que una idea: el derecho violado que la ley protege por medio de una prohibición»

Francesco Carrara
El delincuente y el libre albedrío
La responsabilidad tiene como fundamento la libertad del delincuente.

Se parte de que el criminal es un sujeto que goza de libre albedrío. Por lo tanto, la culpabilidad reside en la intencionalidad o en la naturaleza dolosa de la acción.

Hay que hacer una observación a este respecto: la ciencia, en múltiples ocasiones, ha puesto en entredicho que el hombre goce de libre albedrío.
Uso del método lógico-deductivo
A partir del método lógico-deductivo se establecen una serie de principios o axiomas generales, que luego se aplican al caso concreto.

Si una sola afirmación fundamental es errónea, el resto también deberá decaer.

A través de la ciencia del Derecho penal se obtienen estas premisas esenciales.
La pena como un mal proporcional
En virtud de esta regla el mal ocasionado por la pena no puede superar lo merecido por el delincuente. Esta noción introduce el concepto de culpabilidad, que viene a indicar cuál es el límite a dicho mal.

El castigo estatal se halla regido por el principio de «ultima ratio»: Solo puede imponerse cuando no existen otros medios menos lesivos.

De ello se extrae que la Escual Clásica del Derecho penal cree también en la protección del delincuente, frente a los abusos del Estado.
La Escuela Clásica del Derecho penal
Ver entrada completa.
Acceder (gratis)
Previous
Next

Lo que se deja sin resolver

La entrada original de Huella Legal sobre la Escuela Clásica del Derecho penal se adentra en más profundidad en los elementos expuestos.

En contrato, se ahonda más sobre el origen de esta Escuela. Así, se habla sobre los autores más relevantes y los precedentes históricos.

Además, se exponen algunas críticas existentes.

Por todo ello, es muy recomendable echar un vistazo a la entrada original. Ello es posible a través de este enlace: La Escuela Clásica penal.

Formato de diapositivas

El funcionamiento es sencillo, simplemente tienes que apretar los indicadores dispuestos tanto a la izquierda como a la derecha del cuadro. Te servirán para desplazarte entre diapositivas.

Hemos desarrollado este formato de entrada con el fin de que se facilite la comprensión y entendimiento de nuestras entradas más complejas. Algunos de nuestros escritos son de una longitud considerable, y este sistema de diapositivas permite resumir los aspectos más relevantes.

Por supuesto, te recomendamos que una vez tengas una idea básica, te dirijas a la entrada original. Así, obtendrás una noción más completa del tema tratado.

Esperamos que esta página haya sido de tu utilidad.

8 respuestas

    1. Palabras como las suyas hacen que tirar adelante trabajos como el presente sea una tarea más liviana. Gracias por su comentario. Como usted dice, es de una gran relevancia presentar información de una forma lo más accesible posible. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solo enviamos un correo al mes. Sin publicidad.

Esta será la próxima publicación

¿Te la vas a perder?

Deja que te avisemos

La Escuela Clásica Penal

¡Resumen en formato presentación de 3 minutos!

Usamos alguna cookie con fines analíticos. Nada más.