Presentación: la teoría abolicionista

Xifré Font | Comentar | octubre 19, 2020
Después de nuestra entrada sobre la teoría abolicionista, exponemos en una breve presentación los puntos principales de la corriente.
HUELLA LEG. 
LA TEORÍA ABOLICIONISTA
Qué es la teoría abolicionista
  • El abolicionismo penal es una corriente que pertenece a la criminología crítico-negativa y cuya principal premisa es que el Derecho penal y/o sus instituciones deben desaparecer.

Idea fundamental: El Derecho penal y las instituciones penitenciarias han traído más mal que bien. Por tanto, el derrocamiento de estos es necesario para la sociedad.

Avanzamos que esta tendencia no está muy bien recibida actualmente. Ello no quita que goce de cierta lógica.
Vertientes de la teoría abolicionista
El abolicionismo radical
    Aboga por la desaparición tanto del Derecho penal (y sus ramas: Criminología, Política criminal) como de sus instituciones.

El abolicionismo institucional
    Únicamente lucha por la desaparición de las cárceles y demás centros segregatorios.

El abolicionismo jurídico-penal (o derecho penal mínimo)
    Solo limitar el abaste del poder punitivo estatal.
Argumentos principales
La teoría abolicionista, principalmente, destaca que:

  • El sistema penal tiene por objetivo la causación de mal y sufrimiento.
  • El Estado no está legitimado para ostentar el poder punitivo.
  • La injerencia estatal en la libertad del hombre carece de justificación.

Además:

  • El Derecho penal es un instrumento de control de los poderosos.
  • La abolición del Derecho penal supondría mejoras en el bienestar social.
La pena como imposición de un mal
El abolicionismo ha criticado del Derecho penal que este está diseñado, especialmente, para dañar.

El problema de esta afirmación es que no necesariamente es algo criticable que se provoque un mal, siempre y cuando este no sea arbitrario.

Habría que destacar, igualmente, que el Derecho penal precisamente es un medio que limita el poder punitivo estatal. Por tanto, abolirlo se traduciría, en realidad, en incluso mayores daños y abusos.
La falta de legitimidad del Estado
La teoría abolicionista sostiene que el Derecho penal ha sido usado únicamente para cometer abusos y para oprimir a la población. Entiende que el castigo no es más que un obstáculo.

Partiendo de estas premisas, el abolicionista se pregunta si verdaderamente existe alguien que tenga legitimidad para actuar de esta forma. Naturalmente, la respuesta que encuentra es un no.
Injerencia a la libertad, no justificada
Aquí encontramos dos argumentos principales:

1. La libertad es única e indivisible. Por tanto, al mermarla a través del Derecho penal, esta desaparece por completo.

2. No es aceptable que el Estado, que por lo generales una entidad lejana y fría, intervenga en los problemas de naturaleza más personal.
La teoría del etiquetamiento
El crimen no existe: es un concepto construido por el Estado con el fin de ejercer un mayor control sobre la población.

Existen grupos de poder, los empresarios morales, que deciden qué se puede hacer y qué no. Así, no solo controlan al vulgo, sino que se ganan su confianza como protectores de la sociedad.

El criminal queda condenado a una suerte de servidumbre penal. Las cárceles hacen imposible su reintegración, y se acaba convirtiendo en un ejemplo de lo que el resto de gente "corriente" no debería ser.
El abolicionismo llevaría bienestar social
En lugar de invertir tanto dinero en la guerra, realizar el mismo gasto en educación.

Nadie querrá robar cuando gane más dinero con el trabajo que con lo que pueda sustraer. Por tanto: si el Estado se encarga de crear unas buenas condiciones de vida, el Derecho penal devendrá prescindible.
Críticas a la teoría abolicionista
Todos los argumentos mencionados hasta ahora son, en mayor o menor grado, debatibles. Además de ello, se han advertido flaquezas fundamentales como:

  • La sociedad caería en una utopía regresiva: mayor papel de la venganza, arbitrariedades y falta de garantías, linchamientos morales...
  • En general, se puede decir del abolicionismo que es poco concreto y que su visión es utópica, irrealizable.
  • En esta línea, propone medidas sustitutivas poco eficaces. Por ejemplo: el arbitraje o mediación, o la imposición únicamente de responsabilidad civil.
El abolicionismo penal
Accede a la entrada completa (gratis) y mira todos los detalles que no hemos expuesto en la presentación.
Quiero saber más
Previous
Next

Lo que hemos dejado sin resolver

En nuestro otro artículo sobre las teorías abolicionistas ahondamos en los siguientes aspectos:

  • El concepto de abolicionismo y sus variantes, así como los autores principales de esta corriente.
  • Una explicación mucho más completa y amplia de los distintos argumentos: la pena como la imposición de un mal, la falta de legitimidad estatal, la libertad...
  • Un mayor hincapié en la teoría del etiquetamiento y la noción del no-delincuente, así como los grupos de poderosos.
  • Las críticas existentes acerca de los diferentes argumentos expuestos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HUELLA LEGAL ISSN 2696-7618, editado en Barcelona.

2021 © Todos los derechos reservados.

Icons made by Freepik from www.flaticon.com

Aviso legal
menu-circlecross-circle linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram